jueves, 28 de junio de 2012

Borrón y cárcel nueva.

Supongo que a veces no puedes vivir sin algo, aunque te aterrorice. La tequierofobia no es una enfermedad seria, así que allá voy. A ver que tal se me da la cosa. No sé, no puedo esconderme toda la vida, creo que ya es el momento de dar la cara otra vez:) Era solo cuestión de tiempo, supongo que el truco está en no implicarse ni dejar que te afecte demasiado. ¿Pero entonces qué gracia tiene? Es todo muy raro... No sé si merece la pena tanta mierda, tanto dolor, para nada. Habrá que comprobarlo... El que no arriesga no gana.

No hay comentarios: